Sistema f+p para la construcción de jardines verticales

El primordial inconveniente al que se encara un arquitecto técnico en el momento de incluir una composición de jardinería vertical en un proyecto es la inquietud sobre qué sistema a emplear es el más idóneo. La carencia de información relevante sobre los múltiples métodos existentes no ayuda en la toma de resoluciones, con lo que el proceso de selección se dificulta.
La integración de un procedimiento de construcción que garantice por escrito el funcionamiento y la perdurabilidad del sistema, puede albergar en esta disyuntiva la diferencia entre alcanzar el éxito o bien fracasar en la propuesta arquitectónica planteada.
Este sistema existe y se denomia sistema f+p. De eficiencia probada en más de medio millar de jardines verticales esparcidos por todo el planeta, el sistema f+p se fundamenta en la hidroponía, o sea, el cultivo de las plantas sin suelo. Esto le deja amoldarse con gran sencillez a fachadas y paredes de interior con cualquier grado de inclinación.

El sistema f+p ha sido creado y patentado por la compañía Paisajismo Urbano, única dueña de la patente de este sistema a nivel del mundo (Patente Internacional WO 2011/148011) y única compañía que hoy en día puede asegurar por escrito la eficiencia del sistema empleado. Sobre este particular, es preciso ser cauteloso con las estrategias equívocas que pueden usar otras empresas que afirman usar este sistema particularmente, más carecen tanto del permiso como de los conocimientos precisos para su eficiente manejo y por tanto, el resultado que ofrecen con sus servicios es de baja calidad y perecedero en el tiempo.

sistema f+p para construir jardines verticales

La innovación en el sistema

La primordial innovación de este sistema es el anclaje que emplea para contar con los ejemplares de plantas, preparado en 4 capas. La primera está formada por un rastrelado metálico, sobre el que se disponen los paneles impermeables que conforman la segunda. A este panelado va fijada una doble capa de material textil sintético, que sirve al tiempo de soporte y de sustrato hidropónico para la última capa, que corresponde a la cobertura vegetal.
En la capa textil se ubica asimismo el sistema de riego, lo que deja acceder de forma fácil a él en caso de que fuera preciso algún ajuste. Esta predisposición por capas, entre aquéllas que se hallan cámaras de aire, deja crear una estructura ligerísima, con un peso promedio de treinta y cinco kg/m2. Una vez las plantas están ubicadas en la estructura, este sistema favorece su desarrollo sin que estas entren en contacto con la fachada en ningún instante, puesto que en un caso así correrían el peligro de arraigar en ella y estropear la edificación.

La importancia del sistema Hidropónico

El sistema hidropónico garantiza que el mantenimiento preciso va a ser mínimo, y que, caso de que haga falta substituir plantas o bien ciertas piezas, este proceso sea sencillísimo. A todas y cada una estas ventajas se le suma la monitorización del sistema en todo instante a través de telecontrol. El control a distancia deja además de esto intervenir en caso de que haya algún inconveniente, así sea con ajustes en el riego o bien en la composición de la solución de nutrientes.
Cuando las condiciones son perfectas, el desarrollo y la evolución de las plantas es el máximo que cada especie puede lograr. Este sistema favorece la interacción entre ellas, fortaleciendo que las nuevas especies que se introduzcan puedan amoldarse al ambiente de manera inmediata. Para esto, es imprescindible ser eficiente en el proceso de selección de especies, de suma importancia cuando se emplea este sistema. Por esta razón, se efectúa de forma adaptada para cada proyecto, teniendo en cuenta factores como la climatología que existe en la fachada donde se va a situar el jardín, la orientación de esta, la flora autóctona de la zona o bien la cantidad de luz y humedad que las plantas puedan concretar.

Los materiales que se emplean en la instalación de nuestro sistema son durables y de alta calidad. Se calcula que pueden sostenerse en perfectas condiciones a lo largo de más de cincuenta años. Están dispuestos para las condiciones climáticas desfavorables, como cambios de temperatura, exposición prolongada al sol o bien vientos fuertes.
La instalación, por su parte, es veloz y fácil. Solamente es preciso que la zona en la que estará situada la fachada cuente con una toma de agua funcional para el montaje del sistema de riego, tal como unas canaletas que puedan conducir los líquidos. Finalmente, el sitio en el que vaya a estar ubicado el puesto de control es necesario que esté resguardado.

Si se cumplen las condiciones precedentes no es preciso contar con ningún material anterior a la obra. El proceso de instalación, además de esto, está amoldado a cada zona en la que se vaya a situar el proyecto, con el objetivo de que las condiciones climáticas del sitio no supongan en ningún caso un inconveniente. El tiempo aproximado de construcción para cien metros cuadrados son veinte días laborables.

Descarga Gratuita de la Memoria Técnica y el Pliego de Condiciones
para el Sistema F+P

Comprueba que has escrito sus datos correctamente.
Te enviaremos tu información en unos minutos. Si no encuentras nuestro email, mira en tu carpeta de Correo No Deseado o en la Carpeta de Promociones